La Responsabilidad Social, la Sustentabilidad y la Etica, son los Valores básicos para las

La Responsabilidad Social, la Sustentabilidad y la Etica, son los Valores básicos para las
En 1953, Howard R. Bowen definió a la Responsabilidad Social del Empresario como “…las obligaciones de los empresarios para seguir políticas, tomar decisiones o adoptar líneas de acción deseables en términos de los objetivos y valores de la sociedad”. ETICA Y SUSTENTABILIDAD: VALORES BASICOS PARA LAS EMPRESAS

15 de junio de 2017

Apoyo involuntario a la sustentabilidad

Seguramente sin proponérselo, el presidente Trump ha dado un impulso a la sustentabilidad a escala mundial, delineando así, un nuevo sino a la búsqueda de lograr un mejor mundo a las generaciones venideras.

Como es conocido por prácticamente todo el mundo, el presidente estadounidense cumplió una más de sus promesas de campaña cuando candidato, de retirar a Estados Unidos del llamado “Acuerdo de París”; convenio que se vino gestando desde varios años atrás buscando tanto la aceptación de sus propósitos como su apoyo en términos económicos de todos los involucrados para poder alcanzar las metas propuestas, siendo la principal de ellas, el evitar se incremente la temperatura del planeta.

Una breve reseña de lo acontecido para lograr concretar el acuerdo, permite considerar que la comunidad científica en diversas partes del mundo, tuvo que involucrarse y convencer de manera paulatina a los políticos de la gravedad de la situación en la que nos encontramos como sociedad a escala mundial; el internet y las redes sociales, estos notables avances tecnológicos, han jugado un jugado un papel preponderante para que como una sola voz, dicha comunidad científica más diversos grupos sociales como las ONG´s, hayan y estén presionando para que finalmente se concretara y lograra dicho acuerdo, al que muchos, califican como una de los más importantes logrados por la comunidad internacional en toda la historia. Puede ser para algunos un acuerdo inacabado e imperfecto, lo cual puede ser cierto, sin embargo, es uno inigualable por estar relacionado con la tecnología y por la salvación del mundo.

Pero todo lo anterior no fue suficiente para el líder del país que lo considera oneroso e inclusive que no es verídico en cuanto al calentamiento global.

Y esa negativa para ratificarlo como se menciona al inicio, ha sido un incentivo o acicate para darle un mayor impulso, ni China que ocasionalmente se mantiene al margen en algunos aspectos de orden mundial, ahora se reafirma en lograr sus objetivos.

Esto también ha sucedido dentro de la propia Unión Americana, empresarios de muy alto nivel se sostienen en apoyarlo al margen de lo que piensa su propio gobierno, deslindándose de cualquier compromiso con sus propias autoridades.

Considero que está posición de retirarse del acuerdo, ha permitido ver y constatar hasta donde está de acuerdo el mundo, científicos y políticos se han logrado poner de acuerdo y unirse en una sola voz, dejando aislado al gobierno estadounidense, que no es lo mismo que su comunidad científica y empresarial.

Aquí estamos viendo ya la globalización en otra dimensión, no solo en la parte comercial como ha sido hasta ahora. Los habitantes de este planeta se percatan que solamente se tiene uno y se necesita cuidarlo; por lo que es necesario modificar modelos comerciales, económicos y energéticos para buscar un mejor bienestar de la población en un mundo que todavía es habitable.

No es cuestión de romanticismo, es sencillamente cuestión de supervivencia.

Seguiremos platicando ….

Blog:http://ecologiasocial.com.mx/




4 de mayo de 2017

El Día del Trabajo y la Responsabilidad Social

La celebración del Día del Trabajo se ha reducido lamentablemente a un día de descanso, y la realización de protestas que de manera efímera se presentan para pasar al siguiente día como si nada hubiera pasado.

Como bien mencionan los economistas, el trabajo es un factor clave en el aspecto económico, y requiere ser evaluado y reevaluado en su aspecto monetario para compensar adecuadamente a quien lo realiza.

Pero viendo esto desde una perspectiva histórica y social, vale recordar que los sindicatos de trabajadores surgieron en el siglo XIX, precisamente por lo bajo de las retribuciones al entonces naciente proletariado, una nueva clase social, siendo un término que naciera en esa misma época a quien Carlos Marx convocaba a unirse para defenderse de los ya llamados entonces capitalistas.

Es lamentable que ahora en el ya siglo XXI, se sigan usando las mismas consignas que utilizaban en ese entonces los primeros sindicatos formados.

Es en este contexto cuando aparece el concepto de Responsabilidad Social, concepto que si bien se puede decir que ya existía desde el momento en que surge la Revolución Industrial en el siglo XVIII, nunca fue considerado, es más, era algo que no existía. La historia oficial habla de un tipo de empresarios llamados “Utopistas”, nótese la dimensión que se le da a este tipo de personas; uno de estos utopistas más conocidos fue Robert Owen y el otro Charles Fourier.

Tal vez sus conceptos de organización social y laboral si fueran utópicos, pero tampoco hubo alguna intención de nadie más de desarrollar y evolucionar sus modelos; estos se quedaron ahí en un momento del pasado, y se privilegió el modelo que sigue imperando. Que ahora es conocido como el neoliberalismo, donde todo se convierte en mercancía y el trabajo humano es una más.

Por lo anterior, considero que en estos “primeros de mayo”, más que hablar solamente del trabajo, es necesario invocar a la responsabilidad social de las empresas, recordar a la sociedad en general y al sector productivo en particular, que tienen que cumplir su responsabilidad social con su personal.

Es conocido que lamentablemente hay organizaciones que utilizan la responsabilidad social como estrategia de mercadotecnia, y que incluso algunas ni siquiera permiten la existencia de sindicatos dentro de ellas; lo que implica entonces una deformación total y completa del término.

Antes de pensar en sus clientes, en términos de responsabilidad social la empresa debe de pensar el que pienso es su principal grupo de interés, su personal, lo demás como dije antes es solamente mercadotecnia.

El día del trabajo es invocar a las responsabilidades social y económica que tienen las empresas con su personal, ya que es ese personal quien le da vida y desarrollo a las organizaciones.

Si seguimos con el paradigma actual que viene del siglo XIX, este siglo XXI seguirá repitiendo el mismo modelo sin haber realmente un avance social dentro de las empresas.

Seguiremos platicando …

20 de abril de 2017

El personal: ¿un mal necesario?

La llegada de la llamada “Cuarta Revolución Industrial” y con ella el “internet de las cosas”, está poniendo en la palestra nuevamente el papel que tiene el personal dentro de la empresa.

Es innegable el impresionante avance de las tecnologías de la información que están teniendo un protagonismo en el internet de las cosas, las cuales ya en el presente y más en el futuro cercano, vienen y vendrán a sustituir mucho del trabajo realizado por personas; concretamente la robótica es ya una realidad y no solamente ciencia ficción como la vimos en muchas películas en el pasado reciente.

Creo que para comprender mejor lo antes mencionado, es importante recordar en una perspectiva histórica, que desde la aparición de la máquina de vapor, siendo la llamada primera revolución industrial, hasta nuestros días, se ha presentado una pugna entre lo que puede hacer una máquina versus el trabajo humano.

Durante prácticamente todo el siglo XIX hasta principios del XX, la mano de obra fue considera una prolongación de la máquina, la cual era necesaria debido a que la tecnología no estaba tan avanzada como en la actualidad.

Con los primeros humanistas como Fayol entre otros y posteriormente con las invaluables aportaciones de Peter Drucker, el concepto del ser humano en la actividad productiva tuvo un drástico y notable avance, buscando ubicar a la persona en un papel diferente en relación a la máquina o los avances tecnológicos.

Ahora con la llamada Cuarta Revolución Industrial y el internet de la cosas se vuelve a discutir esa que parece eterna dicotomía entre el hombre y la máquina. Algo que considero es una dicotomía falsa, ya que el ser humano no puede estar a la altura de una máquina por muy inteligente que esta sea.

La búsqueda constante de incrementar la productividad ha sido el principal argumento para los avances tecnológicos, siendo así vista en términos económicos pero no en términos sociales o humanos.

Las máquinas y la tecnología en general deben ser para mejorar la calidad de vida del ser humano y no para sustituirlo. Aun en el extremo de tener una fábrica solamente con máquinas robotizadas, siempre o al menos durante muchos años más se seguirá necesitando al ser humano al menos para prender y apagar dicha maquinaria.

Por lo tanto considero, no se debe visualizar esto como si el personal fuera un mal necesario y lo ideal fuera tener todo el centro productivo lleno de robots. Un lugar donde no hay problemas por llegar tarde, ausentismo, permisos para faltar, permisos por maternidad, y muchos otros aspectos inherentes al ser humano, ya que finalmente los directivos son también seres humanos.

La dimensión social siempre ha existido y existirá por la sencilla razón que todo se hace en función del ser humano, aunque suene redundante.

Por lo tanto y como antes se mencionó, la tecnología debe ser vista para mejorar la calidad de vida del ser humano, esa su función desde la invención del pico y la pala hasta el actual internet de la cosas.

Seguiremos platicando …